martes, 3 de diciembre de 2013

HIKIKOMORI

Buenos días,

Estoy muy interesada en el concepto de adolescencia enmarcado en distintos contextos culturales. Lo que estamos tratando en clase, “el adolescente”, las distintas etapas, lo hacemos desde una visión occidental de la adolescencia.

Buscando información sobre la adolescencia en otros países he llegado a este vídeo. Nos habla del fenómeno de los “hikikomori” una enfermedad que sufren los adolescentes y jóvenes japoneses.  Estos chicos no son capaces de hacer frente a situaciones de presión (ya sea por parte de la familia o del entorno) y deciden aislarse.

En clase hemos repetido varias veces que en la adolescencia se te empiezan a exigir cosas nuevas. Durante todo ese periodo estaremos expuestos a los cambios y nos vamos desarrollando en consecuencia. Hablábamos ayer de la continuidad del desarrollo.

Después de ver estos casos de aislamiento ante la incapacidad de hacer frente a los cambios, mis preguntas son “¿estos son casos de parón en el desarrollo? ¿Esos chavales “hikikomori” no dejan la adolescencia al no enfrentarse a la realidad? ¿se puede crear, o empezar a crear, una identidad encerrado en una habitación?

Os dejo el vídeo a ver qué os parece.



Silvia.

3 comentarios:

  1. No he visto el vídeo entero y tampoco me considero un hikikomori, pero cuando yo estaba en la etapa adolescente caí un poco en el frikismo. No me aislé del mundo totalmente eso es cierto, pero sí que me pasa muchas horas en casa frikeando. Mi padre me recordaba una y otra vez que saliera a la calle que tanto ordenador no era la realidad y que no me iba a ayudar en el futuro. Y todavía hoy creo que mi padre tenía razón. Aunque no fue del todo negativa mi experiencia.

    No sé, espero haber colaborado al debate con mi pequeña e inocente experiencia ajajajaj.


    Saludosss!

    ResponderEliminar
  2. Uff madre mía, eso es llevado totalmente al extremo. He visto la mitad del vídeo, pero creo que ya me hago una idea clara de cómo son los hikikomori. Yo también tuve mi época de encerrarme en mi mundo, pero nunca he llegado a tanto (ni por asomo). Me parece increíble que esto pueda pasar, y que además tenga un desencadenante como pueda ser el bullying, que es detectable y se puede reaccionar contra él. Además, creo que las familias tardan en reaccionar por miedo al qué dirán, y eso es perjudicial para el adolescente que esta sufriendo este trastorno.

    ResponderEliminar